checklist

EL LÁTIGO QUE ESTABAS ESPERANDO

 

Cantar en falsete solo consigue hacerte feliz… si cantas.

El juego de las pantuflas o el de mira ese cerdo solo te ayudará a enfrentarte a tu vergüenza… si juegas.

Dejar de criticar solo mejorará tu vida… si dejas de criticar.

El juego de los 2 minutos solo te ayudará con la procrastinación… si juegas.

 

¿Sabes o haces?

 

En un alarde de optimismo se me ocurre pensar que has podido dedicar parte de tu tiempo a esta magnífica web de autoayudabarata. Si es así – sigo con el optimismo – es probable que “sepas” de qué va cada juego.

En un alarde de pesimismo/realismo se me ocurre pensar que, a pesar de que hayas leído mis desvaríos y de que estos hayan podido pasar a ocupar algún oscuro rincón de tu biblioteca mental, finalmente no hayas “hecho” nada.

Estos juegos tienen el ambiciosísimo objetivo de ofrecerte un recurso que te permita intervenir en tu forma de ser habitual. Automatizada. Aprendida. Memorizada.

Lo hacen intentando crear situaciones “nuevas” en las que, de manera consciente, te ofrezcas la posibilidad de elegir y observar un nuevo patrón de comportamiento diferente al que utilizarías por defecto.

“Saber” que tienes esta posibilidad NO SIRVE DE NADA.

“Entender” que tienes esta oportunidad NO SIRVE DE NADA.

 

Una ducha fría solo te espabila si te la das

Saber VS Hacer I

A efectos prácticos, eres el resultado de tus acciones. Y tus acciones no son solo esas “grandes cosas” que a veces haces o decides.

Al contrario, la inmensa mayoría de tus acciones, por suerte o por desgracia, pasan desapercibidas ante tu conciencia, es decir, las ejecutas de manera inconsciente. Y estas son realmente las acciones responsables de que seas quien eres.

Es así hasta tal punto, que una de las principales categorías dentro del conjunto de tus acciones es la de tus REACCIONES AUTOMÁTICAS.

Nuestras reacciones automáticas son el núcleo duro de quienes somos, de cómo nos manifestamos en la vida. Más allá de lo que pensemos, creamos, sepamos.

 

El huevo frito del SER.

Nuestras reacciones automáticas son una de las grandes obras maestras de nuestra mente.

 

La vida sería insoportable si tuviéramos que estar constantemente decidiendo todo. Si cada vez que se nos presentara un estímulo, tuviéramos que enfrentarnos a la elección/decisión de cómo reaccionar ante él, seríamos absolutamente inoperativos.

Por otro lado, tener que decidir siempre “por primera vez” ante cada estímulo, llevaría implícito el hacerlo desde una posición absolutamente indefinida. Sería imposible llegar a tener una sensación subjetiva de quiénes somos. Más allá de la identificación que podamos sentir con nuestro cuerpo físico, la idea que podemos tener de nosotros mismos viene definida por una continuidad en nuestra forma de vivir, reaccionar, comportarnos.

Así, nuestra mente, tan genial como cabrona

  • Detecta y clasifica los estímulos.
  • Asocia a cada clase de estímulos una reacción automática.
  • Extrae de nuestra conciencia estas reacciones en el momento en el que se producen.
  • Automatiza tu forma de ser, vivir.

 

Es decir, en cierto modo, tu mente te ha construido “a tus espaldas”. Tus propias acciones han hecho de ti quien eres y sin duda eres tú el que has ejecutado tus acciones. Sin embargo, has realizado la inmensa mayoría de estas acciones sin darte cuenta, sin haber elegido intencionadamente estas acciones para que te lleven a ser quien TÚ quieres ser. Si es que lo sabes, claro… (yo no).

Y como colofón, todo este lío llega a niveles extáticos cuando esa misma mente que se ha encargado de economizar el uso de tu conciencia e intención, va y no para de llenarte la cabeza de ideas y trampas.

Así, por un lado te encuentras con

1) Tu “versión real”, la versión de ti tal y como se manifiesta realmente en el día a día.

2) Tu “versión neurótica”, la idea que tienes de ti mismo influenciada por “todo lo que sabes”, “lo que sientes”, “lo que piensas”, “lo que esperas”, “lo que te cuentas”… pero que no se manifiesta realmente en el día a día.

 

¿Pero de qué carajo me estás hablando?

 

Volvamos a Play.

Si encuentras algo de sentido a los juegos, si los “entiendes”, estas son las dos cosas que pueden pasar:

 

1) JUEGAS

Accedes al panel de control de tu “versión real”.

Si cantas estás consiguiendo manifestar en tu día a día real una versión de ti mismo que es capaz de cantar en medio de un bucle de preocupación, enfado, ensimismamiento… Una versión de ti mismo capaz de intervenir en tiempo real en tus reacciones automáticas en la vida real.

 

2) NO JUEGAS

Te pierdes en el laberinto de tu versión neurótica. Entras de lleno en la trampa de la mente que te hace creer que lo que entiendes te sirve de algo en la vida real.

“Sé que si me pongo a cantar cuando estoy furioso en medio de un atasco soy capaz de dejar de estar furioso un rato, incluso soy capaz de sentir cierta felicidad ese rato”

Pero sigues furioso.

 

Toda una vida

 

Llevas toda una vida repitiendo sin darte cuenta tu manera de reaccionar.

Saberlo no sirve de nada. Seguirás comportándote igual.

Empezar a reaccionar de manera diferente es la única manera de cambiar tu manera de reaccionar.

Cuanto más repitas esa manera de reaccionar diferente que has decidido (porque te hará empezar a ser más como quieras ser), más conseguirás cambiar tu manera automática de reaccionar.

A estas alturas no hace falta que diga lo difícil que puede llegar a ser esto. Estamos hablando de intentar reconfigurar patrones de conducta consolidados a base de toda una vida repitiéndolos. Esto NO sucederá porque reacciones diferente 2 o 3 veces. Esto solo podrá empezar a suceder si conseguimos convertir “reaccionar diferente” en un hábito.

Autoayudabarata

 

Cuando he consultado fuentes de autoayuda PREMIUM (prefieren el nombre de desarrollo personal), muchas veces me he encontrado con planteamientos como el siguiente:

“Cuando te des cuenta de que estás enfadado, deja de estar enfadado”

 

Y unas cuantas razones absolutamente lógicas por las que esto es una idea genial y super realista.

Y entonces llega el momento en el que te das cuenta de que estás enfadado, y te das cuenta de que eres una especie de minusválido emocional incapaz de dejar de estar enfadado.

Que conste que escribo desde mi experiencia. Este tipo de autoayuda tan flipante es tan habitual que me imagino que habrá muchas personas capaces de sacar provecho de estos consejos tan magníficos. Pero yo NO.

Intervenir directamente en el núcleo duro de tu forma de ser sería lo ideal, pero creo sinceramente que es algo reservado exclusivamente a usuarios muy avanzados de la autoayuda o a personas que tienen una especie de don y que son capaces de hacerlo directamente.

Los demás me temo que lo tenemos mucho más difícil. Por eso creo que una buena manera de empezar es hacerlo mediante estos juegos. O cualquiera que se te ocurra que se adapte a tu propia realidad.

 

CHECKLIST

 

Por todo esto, el juego de la semana, simplemente va dirigido a insistir (todavía más) en la importancia de HACER.

Y si hay algo que se nos da especialmente mal a los vagos, eso es HACER.

Puedes crear tu propia checklist o imprimirte el siguiente documento pdf con checklists mensuales que van de Junio a Diciembre de 2021 (lo sé, un poco tarde para empezar con la de Junio):

pdf con checklists para imprimir

 

checklist mensual pdf

MUNDO IDEAL

 

En un mundo ideal, desde el mismo momento en el que entendiéramos que hacer ejercicio es bueno para nosotros, haríamos ejercicio. Independientemente de nuestra pereza.

En un mundo ideal, si tienes la inmensa suerte de encontrarte con autoayudabarata.com y entiendes que alguna de las propuestas de PLAY podría ser beneficiosa para ti, no dudarías en empezar a jugar.

 

PORCA MISERIA

 

Sin embargo, la cabrona de nuestra mente, al mismo tiempo que nos permite entender la lógica de cualquier proposición lógica, utiliza una magia cruel que nos hace pensar que con saberlo vale.

Y además introduce factores infernales como la pereza, el miedo, la vergüenza, la comodidad… infinitamente más fuertes que las razones.

Y acabamos no haciendo nada.

 

EL LÁTIGO

 

Si no eres de los que vive en el bolso de Mary Poppins, varias veces habrás podido llegar a la conclusión de que, como raza y como individuos, tenemos lo que nos merecemos.

Y si no eres de los que cree que todas las personas actúan guiadas por la virtud y el altruismo, varias veces habrás llegado a la conclusión de que la única forma que existe para alcanzar según qué resultados es QUE NOS OBLIGUEN. Que alguien saque un látigo y lo haga restallar, cerca de nuestras orejas, la primera vez, y en nuestra espalda, las siguientes.

Una de las formas de entender una checklist es verla como un látigo.

Una checklist materializa tu compromiso y sirve como elemento de medida o validación del mismo.

Si te comprometes con “criticar menos” y creas la fila “criticar menos” en tu checklist, el día que ha pasado una semana y no has marcado ninguna casilla, tendrías que ser sumamente tonto para pensar que tu compromiso con “criticar menos” está teniendo algún tipo de impacto en tu vida.

De hecho, solo un imbécil podría llegar a creer que su compromiso con “criticar menos” es real.

En cambio, si tu compromiso con “criticar menos” simplemente es una más de entre las miles de ideas que alberga tu biblioteca mental, la cabrona de tu mente tendrá el terreno despejado para permitirte NO ACTUAR sin darte cuenta de que realmente esa gran idea no te está sirviendo absolutamente para nada.

La idea de “criticar menos” y la idea de “los beneficios de criticar menos” seguirán ahí; pero en este caso, si finalmente no haces nada, ya no será un requisito el tener que ser sumamente tonto para pensar que tu compromiso con “criticar menos” está teniendo algún tipo de impacto en tu vida. Al contrario, podrías incluso llegar a pensar que SABER que criticar menos es bueno (aunque sigas criticando lo mismo, o más) te está generando los mismos beneficios que si de verdad estuvieras criticando menos.

  • Una checklist te lo pone más difícil para actuar como si fueras tonto.
  • Una checklist reflejará implacablemente tu nivel de compromiso.
  • Una checklist podrá acabar funcionando como el látigo que necesita tu mente.
  • Una checklist te permitirá registrar las veces que realmente estás actuando o reaccionando de manera intencionada, y te permitirá ponerlas en perspectiva contra toda una vida de reacciones automáticas. Una semana contra toda una vida no valdrá gran cosa, pero quizás cuando lleves un año la cosa cambie…

Así que, imprime o crea tu checklist y estrena tu primera casilla:

 

IMPRIMIR LA CHECKLIST

NEUROSIS

 

Si no lo has hecho ya (no te puedes esconder, te veo por un agujerillo), a partir de este momento, incorpora tu checklist a tu día a día. Bien sea con los juegos propuestos, bien sea con lo que se te ocurra.

Empieza suave, en plan zen. Una buena idea sería empezar registrando un solo hábito durante el primer mes. Pero comprométete de verdad con este hábito.

Funcionar con una checklist que recoje aspectos de tu forma de ser con los que quieres trabajar puede sonar un poco neurótico, pero en realidad es una buena manera de escapar de tu “versión neurótica” para poder intervenir en tu “versión real”.

Neurosis a la neurosis.

 

 

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Triguito y llamita

Triguito y llamita

En este artículo podrás asomarte a la posibilidad de empezar a trabajar en entender las dinámicas de tus emociones y sus factores de propagación.

leer más
La reina y la mariposa

La reina y la mariposa

Los planes son los padres y si paras caes. El efecto mariposa y la hipótesis de la Reina Roja unen sus fuerzas para convertir tu vida en un infierno.

leer más

4 Comentarios

  1. Amaia

    Me uno a la checklist y así desprenderé ese aromilla a psicopata 😂😂

    Responder
    • Juan

      🤣🤣🤣si te acaba gustando el rollo checklist no tengas la menor duda de q acabarás desprendiendo ese fantástico aroma😜

      Responder
  2. Joaquín

    Juan creí que no soy un vago nivel Dios como tú , pero me gusta cómo lo explicas y espero incorporar algo a mi vida!!Un saludo artista!

    Responder
    • Juan

      Ojalá sirva algo de todo esto para algo más que para darme trabajo😱 Me alegro de que te guste, gracias por pasarte brodel!!!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *