LOS CAMINOS DE LA INSATISFACCIÓN

 

La insatisfacción es, por desgracia, una vieja conocida para muchos de nosotros. Nos visita más a menudo de lo que nos gustaría y siempre le invitamos a pasar y quedarse un rato con nosotros.

Este rato, sin saber muy bien cómo, algunas veces acaba convirtiéndose en días, meses o incluso años.

¿Cómo podemos ser tan tontos?

Por desgracia, rara vez estamos atentos a la mirilla para ver quién o qué intenta entrar en nuestras vidas. A cambio, dejamos la puerta abierta y para cuando nos damos cuenta (si conseguimos darnos cuenta) ya es tarde.

Así, para cuando nos queremos dar cuenta, nuestra casa ya se ha llenado de invitados no invitados. Y aunque la puerta esté igualmente abierta para la felicidad o la alegría, es la insatisfacción la que normalmente suele acabar manejando el cotarro.

Si aún no te has caído del guindo, quizás pienses que sabes cómo cerrar la puerta y decidir cada vez quién o qué entra a tu vida.

Si eres normal y no has sido bendecido con el don de la facilidad innata para la felicidad, quizás te interese acompañar a tu insatisfacción en el siguiente viaje.

 

1) VAS TARDE PARA NO DEJARLE ENTRAR

 

Malas noticias: cuando te encuentras con la insatisfacción, siempre es tarde para no dejarle entrar. Ya está en tu vida.

Olvídate de no empezar el viaje, estás metido en esto, te guste o no.

 

2) INTERÉSATE POR ELLA

 

Aunque tu instinto te suplique que mires hacia otro lado y te comportes como si la insatisfacción no estuviera, esto no es lo mejor para ti. Probablemente lleves años haciéndolo con diferentes tipos de insatisfacción y sabes muy bien que esta estrategia nunca ha funcionado.

En su lugar, como el buen anfitrión que eres, acércate a  tu insatisfacción, pregúntale el nombre e interésate por ella. A todos nos gusta que nos presten atención, y la insatisfacción no es diferente.

 

3) PRESÉNTALE A TUS GORILAS

 

Que seas cordial con tu insatisfacción no significa que no estés deseando que se vaya. Utiliza lo que has averiguado para hacerle sentir incómoda.

 

4) DECIDE

 

A estas alturas conoces bien a la insatisfacción. Incluso cuentas con algunos gorilas para intentar acochinarla.

Y resulta que la insatisfacción no es más que una simple mensajera de tu deseo. Ahora sabes bien lo que no tienes, lo que no eres, lo que no puedes…

Y además, tu genética se encarga de que le des a todo esto la máxima importancia y energía. Así, gran parte de tu atención, acaba siendo absorbida por tu insatisfacción.

Ha llegado el momento de tomar una decisión…

 

4.1) HAZ ALGO

 

La insatisfacción, como cualquier tonto que se precie, difícilmente se irá de tu casa por iniciativa propia. Quizás tú y tus gorilas hayáis conseguido bajarle un poco los humos, pero la insatisfacción está sumamente acostumbrada a no ser bien recibida y necesitarás algo más que palabras para conseguir que se vaya.

Si decides que NO quieres que la insatisfacción siga en tu vida, tendrás que hacer algo. Aprovecha lo que has averiguado al interesarte por ella para visualizar el estado en el que (supuestamente) la insatisfacción finalmente desaparecería de tu vida. 

¿En qué consistiría la satisfacción? Defínela.

Es más que probable que, en este momento, alcanzar ese estado de satisfacción, esté fuera de tu alcance. Nos comportamos como si fuéramos tontos en muchas ocasiones, y ésta no es una excepción. 

La importancia que la mente da a nuestros problemas, con demasiada frecuencia, es demasiado grande.

La solución que la mente da a nuestros problemas, con demasiada frecuencia, es demasiado grande.

La importancia que la mente da a nuestros logros, con demasiada frecuencia, es demasiado pequeña.

Sabiendo esto, piensa en el primer paso pequeño que puedes dar para empezar a acercarte a ese estado de satisfacción… y DALO.

 

4.2) NO HAGAS NADA. ACÉPTALA

 

La aceptación es una herramienta tremendamente poderosa. Es tal su potencial que el camino que empieza con la aceptación podría llegar a llevarte a vivir despojado del deseo aislado en una cueva.

A mi alrededor, que yo sepa, las personas no sueñan con vivir en una cueva aislada despojadas de todo deseo. Sin embargo, es evidente que vivirían mejor si consiguieran reducir esa angustia que genera el deseo. 

Llegados a este punto:

  • o VAS a por tu deseo
  • o SIGUES DESEANDO
  • o aceptas que si no haces nada no alcanzarás lo que deseas y aceptas la insatisfacción que eso te produce.

La aceptación, bien empleada, acaba con las expectativas. Y sin expectativas, el deseo pierde su fuerza.

No hace falta ser un lince para darse cuenta de que esto es MUY difícil. Estamos hablando del NIRVANA de la autoayuda. Aceptar la vida tal y como es, los pensamientos tal y como se presentan, las emociones tal y como las vivimos… Aceptar el ahora sin referenciarlo al pasado o al futuro. Vivir con plena conciencia en el presente. Vivir en el único instante en el que la vida es real, el ahora.

 

TU VIDA NO LA HA ESCRITO DISNEY

 

La letra lo soporta todo. Desde un punto de vista lógico, muchas cosas son sencillas. Pero la realidad es que, elijas lo que elijas, te estás metiendo en un “buen lío”. 

Si vas a por tu estado de “satisfacción”,

prepárate para seguir soportando grandes dosis de frustración e insatisfacción. Según lo ambiciosa o realista que sea tu mente, es probable que nunca alcances ese estado. Y si por lo que sea, has conseguido definir y limitar nítidamente el mismo, si consigues alcanzarlo, la insatisfacción volverá a encontrar la manera de entrar en tu vida. Ese estado, en cuanto lo alcances, dejará de ser suficiente para tu mente.  

De cualquier manera, es buena idea empezar a trabajar la aceptación. Acepta que en tus manos únicamente está la posibilidad de dar un primer paso pequeño, y después otro. Acepta que seguirás deseando. Acepta que quizás no alcances tu GRAN objetivo. Acepta que probablemente alcanzar tu objetivo no conseguirá aplacar tu deseo.

 

Si vas a por la aceptación,

estás empezando el mismo camino que los primeros espadas de la autoayuda a lo largo de la historia empezaron antes que tú.

La aceptación es la “pastilla mágica” que te puede llevar a ese lugar que todo el mundo busca. La aceptación, si juegas en la misma liga que jugó Siddharta, podría llevarte a ese estado superior donde la insatisfacción, la frustración, el deseo, la felicidad… simplemente dejan de tener sentido.

Si estás leyendo esto, no sé qué me da que no conseguirás llegar tan lejos. Sin embargo, podrás escaparte de la trampa de una realidad fuertemente polarizada por la mente y podrás empezar a jugar en la escala de grises.

Una vida desprovista de toda insatisfacción está fuera de nuestro alcance, pero una vida con “menos” o “un poco menos” o “mucha menos” insatisfacción, SÍ está dentro de nuestro alcance. 

No idealices.

Si vas a por lo que deseas, haz algo. Céntrate en el siguiente paso e intenta disfrutar del proceso. Pero ACEPTA que no vas a ser capaz de NO sentirte insatisfecho, ya que tu mente comparará continuamente el sitio en el que estás con el sitio al que quieres llegar. Está bien, es una putada, pero es lo que hay.

Acepta y trabaja para que tu atención se focalice en el siguiente paso, y trabaja para conseguir valorar cada paso que das, a pesar de lo difícil que tu propia mente intente ponértelo. Tu mente es una máquina poderosísima valorando lo que no consigues, tu trabajo consistirá en enseñarle a valorar lo que consigues.

Si vas a por la aceptación, acepta. Todo. Tus limitaciones. Tus capacidades. Tus logros. Tus fracasos. Acepta que nada te acercará a lo que deseas si no haces nada para acercarte.

Desire is a contract you make with yourself to be unhappy until you get what you want.

(El deseo es un contrato que tú haces contigo mismo para ser infeliz hasta que alcances lo que quieres)

 Naval Ravikant 

Y que volverá aunque alcances lo que quieres, a no ser que lo que alcances sea la meta última de la aceptación: Despojarse del deseo.

 

 

EL JUEGO

Si no eres nuevo en los mundos de la autoayuda, nada de lo que acabas de leer te habrá sorprendido. Por ello, dentro de mis limitaciones, mi intención es siempre la de proponer un juego en el que poder trabajar de forma real y concreta con estas ideas tan abstractas y manidas.

Así que te propongo que, cada día de esta semana, o cuando quieras o durante el tiempo que tú quieras, escribas algo parecido a lo mostrado en el siguiente ejemplo. Puedes dedicar cada día a un tipo de insatisfacción diferente que YA se encuentre presente en tu vida (seguro que eres capaz de encontrar más de una en distintas áreas (dinero, relaciones, familias, trabajo, hogar, salud, estética, tiempo…)) :

 

 

DEFINE TU INSATISFACCIÓN:

“Me gustaría tener más dinero para poder comprarme una casa con piscina”

 

PRESÉNTALE A TUS GORILAS:

 

En el anterior juego ya vimos que estamos diseñados para darle mucho valor a la insatisfacción en nuestras vidas, así que tenemos que trabajar para encontrar aquello que tenemos y que no valoramos. Las mariposas, frente a la insatisfacción se convierten en gorilas:

“Tengo trabajo, tengo un piso, tengo salud, puedo bañarme gratis en los ríos o en el mar. Cualquiera sin trabajo, casa o salud desearía con todas sus fuerzas poder estar en mi lugar”

 

DECIDE: 

“Quiero a toda costa ganar más dinero, mañana empezaré a echar currículums en ETTs para buscar otro trabajo”

o

“No me interesa perseguir mi sueño de tener una casa con jardín. Me supondría dedicar mucho más tiempo a “ganar dinero”, me costará años y, si finalmente lo consigo, seguro que querré una casa más grande con una piscina mayor. Prefiero dedicar mis energías a aprender a aceptar mi vida tal cual es. Además, trabajar la habilidad de la aceptación me vendrá muy bien para casi cualquier problema que se me presente en la vida”  

 

o

“Voy a trabajar para aceptar mi situación, pero reconozco que me encantaría tener más dinero, así que de ahora en adelante, a la vez que trabajo la aceptación, trabajaré activamente para descubrir si existe algo que me apasione y al mismo tiempo pueda acabar haciéndome ganar dinero. Creo que leer libros y escuchar podcasts puede ser una buena manera de empezar, y si encuentro algo que me motive, profundizaré y veré hasta donde soy capaz de llegar”

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Triguito y llamita

Triguito y llamita

En este artículo podrás asomarte a la posibilidad de empezar a trabajar en entender las dinámicas de tus emociones y sus factores de propagación.

leer más
La reina y la mariposa

La reina y la mariposa

Los planes son los padres y si paras caes. El efecto mariposa y la hipótesis de la Reina Roja unen sus fuerzas para convertir tu vida en un infierno.

leer más

4 Comentarios

  1. Anxo

    Tu, que buenos los de estas semanas!
    El modo audio triunfa eh 👌…a mi si 😁😅
    i play

    Responder
    • Juan

      Aupa! Muchas gracias titán! Lo del audio mola hasta con mi voz🤣🤣🤣

      Se agradece saber q hay alguien “al otro lado”. Gracias por pasarte!

      Responder
  2. Alberto

    Juan,me encanta a mi y a mi mujer.

    Responder
    • Juan

      Aupa Alberto! Está mal que yo lo diga pero a mi también me gusta😍 Muchas gracias por decírmelo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *